Tb 13, 2. 3-4. 6 – R. Bendito sea Dios, que vive eternamente.

Tb 13, 2. 3-4. 6
R. Bendito sea Dios, que vive eternamente.

Bendito sea Dios, que vive eternamente;
y cuyo reino dura por los siglos.
Él azota y se compadece,
hunde hasta el abismo y saca de él,
y no hay quien escape de su mano. R.

R. Bendito sea Dios, que vive eternamente.

Dadle gracias, hijos de Israel, ante los gentiles,
porque él nos dispersó entre ellos.
Proclamad allí su grandeza. R.

R. Bendito sea Dios, que vive eternamente.

Ensalzadlo ante todos los vivientes:
que él es nuestro Dios y Señor,
nuestro padre por todos los siglos. R.

R. Bendito sea Dios, que vive eternamente.

Él nos azota por nuestros delitos,
pero se compadecerá de nuevo,
y os congregará de entre las naciones
por donde estáis dispersados. R.

R. Bendito sea Dios, que vive eternamente.

Que todos alaben al Señor
y le den gracias en Jerusalén. R.

R. Bendito sea Dios, que vive eternamente.

Aleluya Mc 1, 15
R. Aleluya, aleluya, aleluya.

Está cerca el reino de Dios;
convertíos y creed en el Evangelio. R.

%d bloggers like this: