2003: Gonzalo Rojas

gonzalorojas

Poeta de lo numinoso, como él mismo gusta de definirse, el chileno Gonzalo Rojas (Lebu, 1916) funda su quehacer en la búsqueda del enigma que esconde la realidad, alumbrado fugazmente por el resplandor del relámpago. Desde sus primeros libros —La miseria del hombre (1948),Contra la muerte (1964), Oscuro(1977)— hasta las últimas entregas de su extensa y pausada trayectoria —Las hermosas (1992), Río Turbio (1996),La reniñez (2004)—, su poética —larvaria, en sus términos— se fragua lentamente, desde un singular diálogo entre la palabra y el silencio, y son sus signos primordiales el ritmo quebrantado y la pulsión visionaria.

Perteneciente a la generación del 38 —al igual que Nicanor Parra—, se incorporó tempranamente al grupo surrealista Mandrágora, del que pronto se habría de distanciar para seguir su propio rumbo. Ajeno a la búsqueda quimérica de una originalidad que él considera originalismo, se declara transido por la escritura de los clásicos —Arcipreste de Hita, Juan de Yepes, Quevedo, Gracián— y modernos —Baudelaire, Rimbaud, Apollinaire, Celan—, en especial los latinoamericanos: Vallejo, Mistral, Huidobro, Neruda, Borges. «Todos somos coro y vivimos naciéndonos los unos de los otros», declara en la Residencia de Estudiantes de Madrid en 2004, y en uno de sus últimos poemas afirma con humor que no es poeta telúrico ni órfico, sinolectúrico.

El itinerario poético de Gonzalo Rojas está signado por un elemento: el aire; su itinerario vital, por un permanente deambular: «del aire soy, del aire, como todo mortal, / del gran vuelo terrible y estoy aquí de paso a las estrellas…», afirma en su poema «Mortal». Desde el pueblo minero de sus orígenes se desplazaría primero por la geografía chilena —Concepción, Iquique, Valparaíso, Santiago, Atacama—, y después por espacios lejanos, adonde lo llevaron tareas diplomáticas —Cuba, China—, o el exilio que sufre a partir de 1973, y que lo aboca a lo que él llama transtierro en un título de 1979 —Alemania, Venezuela, Estados Unidos—, para regresar finalmente a su Ítaca chilena, en 1989, y construirse una casa en el sur de sus orígenes, sobre un río del que toma el nombre: Torreón del Renegado.

Fuente: Centro Virtual Cervantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s